Finalizaron los solemnes cultos a nuestra Mediadora

Ayer concluyeron los solemnes cultos a nuestra sagrada titular Nuestra Señora Mediadora de la Salvación.

En el recuerdo y en el espíritu quedara la celebración de su anual triduo los días 7, 8 y 9 de octubre, que por el confinamiento no pudo celebrarse en mayo, y que fue predicado brillantemente por el Rvdo D. Santiago Correa y el Rvdo D. Antonio Collado, reuniendo en torno a Nuestra Señora a numerosos hermanos, fieles y devotos. El misterio de la Encarnación, las bodas de Caná y María al pie de la Cruz es el camino que seguimos en el triduo a Nuestra Señora. 

La Santísima Virgen Mediadora presidió el altar mayor del Ave María en su altar de cultos, que lució de nuevo el dosel de terciopelo burdeos y fue adornado con profusión de cera blanca y piñas de fanal de claveles rosas. Para la ocasión la Santísima Virgen lució su saya de tisú de plata bordada en oro y su manto azul pavo.

La Función Principal de Instituto se celebró el sábado 10 de octubre oficiada por el Rvdo D. Francisco Aurioles, que nos obsequió con una celebración solemnísima destacando su bella homilía y la liturgia eucarística. Un año más, en el ofertorio realizamos pública protestación de Fe y nuestro hermano mayor D. Salvador De los Reyes Rueda, en nombre de la toda la Hermandad, renovó el Voto de Defensa del Misterio de la Mediación Universal de Nuestra Señora, verdad especialmente creída y defendida por nuestra corporación nazarena. Al término de la Función se le impuso la medalla de la Hermandad al hermano mayor del Descendimiento, D. Manuel Torres Téllez, que nos acompañó en esta misa principal.

Finalmente el 12 de octubre a las nueve y media de la mañana, rezamos un año más el Santo Rosario acompañando a nuestra Mediadora, pero esta vez en el interior de nuestra parroquia y celebramos la Santa Misa del día del Pilar oficiada por el Rvdo D. Javier Zabaleta. 

La Santísima Virgen, como es tradicional, estuvo situada a los pies del presbiterio de nuestro templo y fue magníficamente ataviada por su vestidor D. Manuel García Gordo con su saya color guinda bordada en oro y el manto de procesión de Nuestra Señora del Traspaso y Soledad de la Hermandad Sacramental de Viñeros, que gentilmente nos cedieron para este día tan especial para nuestra Corporación. La Virgen Mediadora estuvo escoltada por dos piñas de nardos y claveles blancos y cuatro blandones de la Hermandad del Descendimiento con cera azul pavo. En el altar de cultos se colocó nuestra Cruz-Guía y este fue exornado con piñas de fanal de claveles blancos.

Al término de la Misa se le impuso la medalla de la Hermandad al hermano mayor de la Sacramental de Viñeros, D. José Manuel Díaz Jaime en agradecimiento por su colaboración y  cercanía y también se le entregó a la camarera de la Santísima Virgen, Dª María Luque Luque, un cuadro en reconocimiento por todos sus años en esta labor, desde la bendición de nuestra titular, deseándole que sean muchos más.

El resto del día de la Hispanidad, Nuestra Señora Mediadora de la Salvación estuve expuesta a la veneración de los fieles, que de forma numerosa se acercaron a nuestra parroquia de la Encarnación para rezar ante la Santísima Virgen.

Nos queda como siempre dar gracias a Dios por los bienes espirituales recibidos, esperando que la oración, la celebración Eucarística y la presencia cercana de la que es nuestra Madre y Mediadora hayan reforzado nuestra Fe y los fines de nuestra Hermandad, para que sigamos caminando juntos en esta senda de salvación.

Bendita sea tu pureza
y eternamente lo sea,
pues todo un Dios se recrea
en tan graciosa belleza.

A Ti, celestial Princesa,
Virgen Sagrada María,
yo te ofrezco en este día
alma, vida y corazón.

Mírame con compasión,
no me dejes, Madre mía.

Amén.