Concluyeron los solemnes cultos a la Santísima Virgen Mediadora

El pasado sábado 29 de mayo, festividad de Nuestra Señora Mediadora de la Salvación, concluyeron sus solemnes cultos de Reglas, los cuales se celebran en el mes de mayo, mes de la Virgen María.

En el recuerdo y en el espíritu quedará la celebración de su anual triduo los días 25, 26 y 27 de mayo, y que fue predicado brillantemente por los sacerdotes el Rvdo. D. Antonio Collado Rodríguez, el Rvdo. D. Juan Carlos Millán Guerrero y el Rvdo. D. Santiago Correa Rodríguez, reuniendo en torno a Nuestra Señora a numerosos hermanos, fieles y devotos. El misterio de la Encarnación, las bodas de Caná y María al pie de la Cruz es el camino que seguimos en el triduo a Nuestra Señora. 

La Santísima Virgen Mediadora presidió el altar mayor del Ave María en el nuevo altar de cultos, estrenado en Semana Santa para el quinario extraordinario de rogativas, que lució esta vez el dosel de terciopelo burdeos y fue adornado con profusión de cera blanca y piñas de fanal de claveles blancos. Se colocó sobre el sagrario una imagen de san José con motivo del año en su honor promulgado por el Papa Francisco. Para la ocasión la Santísima Virgen lució su saya color guinda bordada en oro y su manto azul pavo.


El viernes 28 y sábado 29 de mayo la Santísima Virgen Mediadora fue situada a los pies del presbiterio de nuestro templo para su anual besamano, que debido a la actual situación sanitaria no se puede llevar a cabo y se realizó, en su lugar, un acto reverencial a Nuestra Señora. Durante esos dos días, numerosos hermanos, fieles y devotos se acercaron a nuestra parroquia de la Encarnación para rezar ante la Santísima Virgen.

Santa María Mediadora de la Salvación estuvo magníficamente ataviada por su vestidor D. Manuel García Gordo con su saya de tisú de plata bordada en oro y el manto de la Virgen de la Estrella de Velez-Málaga de la Hermandad de la Resurrección, de color azul bordado en oro que cedieron para este día tan especial para nuestra Corporación. Lució su nueva corona realizada por el orfebre Emilio Méndez siguiendo el diseño de Salvador De los Reyes y que fue donada el pasado diciembre por un grupo de hermanos y devotos, y portó en esta ocasión su jábega de bendición, que ha sido restaurada por el tallista y dorador Alberto Berdugo. Así mismo, llevó en su pecho el "broche de San José" donado en acción de gracias por la familia Sánchez Guerra.

La Virgen Mediadora estuvo escoltada por dos piñas de rosas blancas y en el altar de cultos se colocó el sillón a modo de trono que simboliza la Realeza de María.


La Función Principal de Instituto se celebró el sábado 29 de mayo a las 19:30 horas oficiada por nuestro párroco y director espiritual el Rvdo D. Santiago Correa Rodríguez, y que nos obsequió con una celebración solemnísima destacando su bella homilía. Un año más, en el ofertorio realizamos pública protestación de Fe y nuestro hermano mayor D. Salvador De los Reyes Rueda, en nombre de la toda la Hermandad, renovó el Voto de Defensa del Misterio de la Mediación Universal de Nuestra Señora, verdad especialmente creída y defendida por nuestra corporación nazarena.

Nos queda como siempre dar gracias a Dios por los bienes espirituales recibidos, esperando que la oración, la celebración Eucarística y la presencia cercana de la que es nuestra Madre y Mediadora hayan reforzado nuestra Fe y los fines de nuestra Hermandad, para que sigamos caminando juntos en esta senda de salvación.

Salve a Nuestra Señora Mediadora de la Salvación

Dios te salve María, Madre, Reina y Mediadora.
Derrama sobre nosotros la esperanza,
Oh, dulce Virgen, de nuestra alegría, la causa.

Tú que eres la Madre del Hijo de Dios, 
ruega por nuestra salvación.

Intercede por nosotros, Mediadora nuestra,
ante el Redentor del Mundo.
Y por ser Madre de la Iglesia peregrina,
jábega que camina hacia la salvación,
guíanos hacia la puerta del cielo a los arrepentidos hijos de Eva.

Tú que eres el seno del Hijo de Dios, 
ruega por nuestra salvación.

Inmaculada Madre de Jesús, 
cubre con tu manto de misericordia
a los que lloramos en este valle de lágrimas.
A tus hijos esperanzados, a los que acudimos implorantes a ti.

Tú que eres el templo del Hijo de Dios,
ruega por nuestra salvación.

Y al ser Tú la llena de gracia,
ruega por nosotros, los pecadores,
para que podamos contemplar eternamente,
en el cielo que el Señor nos promete,
la luz eterna y verdadera de la resurrección.

Tú que eres sagrario del hijo de Dios,
ruega por nuestra salvación.

Venerable Hermandad de Nuestro Padre Jesús Nazareno Redentor del Mundo y Nuestra Señora Mediadora de la Salvación
Parroquia de Santa María de la Encarnación de Málaga

Stacks Image 8