Heráldica
Según las leyes heráldicas, el escudo de la Hermandad está formado por dos óvalos acolados en punta. En el del flanco diestro, en campo de púrpura se inserta el anagrama Veritas alusivo a la propia definición de Jesucristo como Camino Verdad y Vida, sobre el Libro de las Profecías y surmontado por la Cruz, símbolo de la Redención y atributo que abraza el Sagrado Titular, Redentor del Mundo. En el del flanco siniestro y en campo azur, se incluye la cifra M, alusiva a la advocación de la Sagrada Titular, Mediadora, sobre una media luna que le sirve de pedestal y surmontada por el número ocho, símbolo de la Resurrección y una presea, atributo de la Realeza de María.
Stacks Image 190

En campo de plata, figura en punta un barco en oro que simboliza a la Iglesia como Nave de la Salvación, y en jefe aparece un tabernáculo glorioso dorado que simboliza la Puerta del Cielo. El número cinco inscrito en su vano representa la Salvación de Jesucristo. De los cardos, símbolo del pecado terrenal, nace en palo una azucena, que sirve como puente de unión. La flor refiere a la pureza virginal de Nuestra Señora, identificada como azucena de los valles o entre cardos, del Cantar de los Cantares, que se sitúa en el corazón del escudo. La azucena sirve de pedestal al tabernáculo, que representa la Iglesia triunfante.

Una filiera áurea cierra el campo, que está circundado con la simbiosis de una estrella de ocho puntas y sobre el Sol, es decir, María como Estrella de la Mañana, Rosa de los Vientos y Mujer Apocalíptica vestida de Sol.